Educar para la felicidad: División de Educadores de la SGI de Panamá

Heidy Saucedo, títular de la División de Educación, SGI de Panamá
Foto de grupo de varios hombres y mujeres
Miembros de la División de Educadores de la SGI de Panamá con docentes locales durante un seminario de formación de maestros sobre educación creadora de valor en 2019 [© SGI-Panama]

El presidente fundador de la Soka Gakkai, Tsunesaburo Makiguchi, fue un educador y teórico de la educación que desarrolló un enfoque único de la educación enraizado en el concepto de creación de valor («soka»), mientras trabajaba como director de escuela. Daisaku Ikeda ha descrito la creación de valor como «la capacidad de hallar sentido a cualquier circunstancia, de mejorar la propia existencia y contribuir al bienestar de los demás, en cualquier situación» (ver aquí). Para Makiguchi esta capacidad es sinónimo de felicidad, que él consideró el propósito fundamental de la educación.

La filosofía de la educación Soka de Makiguchi ha hallado expresión concreta en el sistema escolar Soka que fundó Ikeda. En el ámbito local, muchos educadores de todo el mundo, en particular miembros de la Soka Gakkai, se han inspirado en dichos principios educativos y los han aplicado en el contexto en que trabajan. Aquí, Heidy Saucedo de Córdoba, titular de la División de Educadores de la SGI de Panamá, describe cómo la división busca aplicar las ideas de Makiguchi.


El objetivo básico de la División de Educadores de la SGI de Panamá es promover la educación Soka, que hace hincapié en la felicidad del ser humano como propósito fundamental de la educación.

Todos los temas tratados serán de gran ayuda en nuestra labor, pues le permite a toda la comunidad educativa involucrada en el proceso de aprendizaje, enfocarse en que el propósito de la vida y de la educación, es la felicidad.

— G. I. Ortega

Esta perspectiva tiene el potencial de generar cambios positivos a escala global. Las actividades de la división incluyen reuniones de estudio para educadores, foros educativos, seminarios de formación de profesores, talleres y exposiciones en escuelas. Trabajamos de forma conjunta con el Ministerio de Educación y siempre tratamos de relacionarnos con quienes procuran mejorar la calidad de la educación.

Nuestros objetivos principales son fomentar el estudio de las ideas de Tsunesaburo Makiguchi y la promoción del humanismo y de una cultura de paz. Actualmente, la División está formada por alrededor de cien educadores.

Una visión humanista

La pandemia del coronavirus ha obligado a realizar cambios en las modalidades de la enseñanza. Como respuesta a estos desafíos, en febrero de 2021, decidimos organizar un seminario virtual de cinco días para la formación de profesores, que titulamos «Educación en la nueva era».

Un seminario diferente, dinámico y, sobre todo, motivador. Hemos aprendido cómo se conecta nuestro cerebro con nuestro organismo y cómo cuidar nuestra parte emocional, la importancia de involucrarnos con el estudiante y tener siempre una sonrisa en nuestro rostro.

— Z. Fernández

Nuestra determinación fue llegar al corazón de cada educador e inspirar la convicción de que, una vez que hemos decidido involucrarnos en este empeño de desarrollar al ser humano, debemos dar lo mejor de nosotros, independientemente de las circunstancias.

Más específicamente, nuestra visión era generar un impacto en la comunidad educativa al empoderar a cada maestro con una visión humanista basada en la creación de valores, con el objeto de llevar a efecto una transformación interior en cada individuo y encender un sentido de propósito, que beneficiaría a toda la comunidad. El enfoque clave es promover la idea de que la felicidad de los estudiantes es el punto central de la educación, así como fomentar la capacidad de los niños para que mantengan una relación armoniosa con su entorno y contribuyan a sus respectivas comunidades.

El seminario contó con el aval del Ministerio de Educación como parte del plan curricular de formación de educadores antes del inicio del año lectivo.

Cada presentación fue excelente. La metodología empleada ayuda a comprender con mayor facilidad los temas tratados. Me agradó la explicación sobre la manera en que podemos controlar nuestras emociones.

— D. Bonilla

Participaron cuarenta y tres docentes de diferentes colegios, diez expositores de la División de Educadores y un grupo de apoyo técnico y logístico integrado por miembros de la SGI de Panamá.

En los seminarios se abordaron los más diversos temas desde la comunicación hasta la tecnología educativa, y actividades de juego virtual.

En el cierre del seminario, el director general de la SGI de Panamá, Carlos Maires, reiteró el deseo de la comunidad que representaba de contribuir a la sociedad de manera positiva, particularmente en un campo tan importante como el de la educación.

Este fue un tipo de seminario muy diferente, con temas súper interesantes y variados, y sobre todo muy importantes para nuestro crecimiento personal y profesional. El tema sobre la inteligencia emocional, una herramienta que nos ayuda a conocernos y poder conocer a los demás, me parece que es la base para todo.

— R. Amaya de Morales

Citó la convicción de Makiguchi que dice: «El objetivo de la educación no es la transferencia de conocimientos; es guiar el proceso de aprendizaje, equipar al alumno con métodos de investigación». Y añadió que –para Makiguchi– la educación se trata de la felicidad de los niños. Es un medio que les permite a los niños abrir su mente e interactuar creativamente con su entorno. Estos sentimientos armonizan con nuestra visión de empoderar a cada individuo para llevar una vida feliz y creativa.

mayo de 2021