Resurgir de la crisis: Responder a la pandemia (2)

Un joven toma apuntes mientras participa en una reunión en línea desde el ordenador de su escritorio
Un miembro de la Soka Gakkai de Kenia participa en una sesión de estudio budista en línea [© Seikyo Shimbun]

Esta es la segunda entrega de una serie de dos artículos que ofrece un panorama sobre la manera en que las organizaciones de la Soka Gakkai están respondiendo a la pandemia del COVID-19. Los artículos, recopilados de la serie «Resurgir de la crisis» en Facebook, de la página de Soka Gakkai (global) permiten ver cómo sus diversas organizaciones del mundo se esfuerzan en crear valor de los desafíos que plantea la pandemia.

En palabras del presidente Harada de la Soka Gakkai: «Tenemos la determinación de que nuestra filosofía revitalizante y esperanzadora de “transformar el veneno en remedio”, que enseña que incluso los tiempos más oscuros y apremiantes pueden contener las semillas de nuevas posibilidades y de aprendizaje, podrá ayudar a fortalecer la red humanística de ciudadanos globales».

Impacto social del COVID-19

""
Philemon Banja [© Seikyo Shimbun]

Philemon Banja (director general, Soka Gakkai de Kenia): En Kenia, las personas llevan mascarillas en lugares públicos, mantienen el distanciamiento social, se lavan las manos con frecuencia y usan desinfectantes. La mayoría de los ciudadanos están cumpliendo con los protocolos sanitarios, pero la adquisición de dichos elementos de protección e higiene ha supuesto un desafío, para muchos, debido a las dificultades económicas.

Por tradición los kenianos son muy sociables, por eso surgieron quejas entre la población cuando se anunció el cierre de los restaurantes, bares y cafeterías, y las limitaciones de aforo en los encuentros en las iglesias, las bodas y las ceremonias funerarias.

Oscar Fernández (director general, SGI de Argentina): En nuestro caso, desde el 13 de marzo [de 2020], antes del confinamiento impuesto por las autoridades, cerramos al público los centros culturales y cancelamos todas las actividades y encuentros personales. Inmediatamente después de que se ordenara oficialmente el confinamiento, enviamos una carta al Presidente del gobierno expresando nuestro compromiso de colaborar ofreciendo nuestros centros comunitarios para casos de emergencia y asistencia, y de apoyar la resolución de los problemas durante la crisis del coronavirus. De igual manera, transmitimos el mismo compromiso a las administraciones locales donde se encuentran nuestros centros.

""
Oscar Fernández
[© Seikyo Shimbun]

También enviamos provisiones no perecederas y artículos de limpieza a más de siete comunidades locales y donamos diez mil mascarillas a Cañuelas, Buenos Aires, donde se encuentra el Centro Cultural de los Jóvenes Maestro Daisaku Ikeda. Tomamos acción para contribuir a la sociedad de acuerdo con uno de los principios rectores que el presidente Ikeda nos ofrece: ser buenos ciudadanos. Estamos determinados a difundir un mensaje de esperanza por toda Argentina. Podemos transformar las dificultades generadas por el nuevo coronavirus en la causa para abrir una nueva era de humanismo a través de nuestras acciones como bodisatvas de la Tierra.

Wu Chin Jung (responsable de mujeres, Asociación Soka de Taiwán): Todavía tengo muy presente el miedo que se vivió en todo Taiwán en 2003, al ver que los casos confirmados de SARS aumentaban todos los días con el confinamiento impuesto a los hospitales para contener el brote.

Fue a finales de enero [de 2020], justo antes del festivo por el Año Nuevo chino, que Taiwán tuvo su primer caso confirmado del nuevo coronavirus. Se tomaron de inmediato medidas que reflejaban las lecciones aprendidas de la experiencia del SARS: el gobierno requisó todas las mascarillas de producción nacional, puso en marcha un sistema de racionamiento y rápidamente reforzó los controles de entrada y cuarentenas.

""
Wu Chin Jung [© Seikyo Shimbun]

Siento que una de las razones por las que los ciudadanos taiwaneses nunca entraron en pánico se debe a que el gobierno ha divulgado información detallada en todo momento. Inmediatamente establecimos un comité central para responder a la pandemia encabezado por el director general de la Asociación Soka de Taiwán, Lin Chao, y desde el día 1.º de febrero, cerramos al público todos los centros culturales y suspendimos también todas las reuniones y visitas a casas de los miembros, todavía seguimos manteniendo tales medidas. Basándonos en las informaciones oficiales de las autoridades, nos estamos esforzando al máximo para ayudar a mantener la seguridad pública y sanitaria en estrecha coordinación con la sociedad.

A pesar de que la propagación del virus se ha podido contener con éxito en Taiwán, las consecuencias de la recesión económica global son cada vez más serias. Muchas personas han sido despedidas u obligadas a tomarse vacaciones sin remuneración alguna. Esto me hace ver más claramente que todos somos miembros de la comunidad global.

Por otra parte, como consecuencia del aislamiento y del ambiente de incertidumbre social, los problemas de salud mental pueden manifestarse con mayor facilidad.

Experiencias de miembros de la Soka Gakkai

""
Koh Sia Feai [© Seikyo Shimbun]

Koh Sia Feai (director general, Soka Gakkai de Malasia): Una mujer fue obligada a cerrar su hotel debido a las restricciones del gobierno. Sin ningún ingreso, se sentía desbordada y con una sensación indescriptible de ansiedad. Pero se levantó en la fe a pesar de sus problemas y entonó Nam-myoho-renge-kyo con fervor. Así se dio cuenta de que su hotel podría alojar a trabajadores de empresas de infraestructuras, que estaban exentos de las restricciones. También contactó con empresas petroleras que decidieron alquilar su hotel para alojar a sus empleados temporalmente. Dado que el cincuenta por ciento de las habitaciones estaban ocupadas por los empleados de las petroleras pudo tener ingresos y salvar así tanto su hotel como el puesto de trabajo de sus empleados.

Hay también miembros que están luchando duro en el ámbito de la atención sanitaria. Un joven que es médico empezó a fabricar protectores faciales mientras atendía a los pacientes en un hospital. Esto llamó la atención del gobierno estatal, y ahora estos protectores se están usando ampliamente en los servicios de atención sanitaria del país.

Kim In Soo (director general, SGI de Corea del Sur): Muchos miembros que son médicos, enfermeros y farmacéuticos se han dedicado en primera línea a tratar pacientes del COVID-19.

""
Kim In Soo [© Seikyo Shimbun]

Una joven de Daegu, la ciudad que tuvo el mayor número de contagios del COVID-19 en Corea del Sur, es enfermera de un servicio local de asistencia sanitaria. En su hospital eran tantos los pacientes que llegaban, uno tras otro, que sintió como si estuviera trabajando en un campo de batalla. No pudo regresar a su casa por mucho tiempo. No podía dejar de llorar y quería escapar. Cuando finalmente pudo volver a su casa, oró con toda seriedad ante el Gohonzon, mandala del budismo Nichiren. Se dio cuenta de que ella misma había decidido ser enfermera y renovó su promesa de llevar a cabo su misión como discípula del presidente Ikeda. Se armó de coraje y volvió al trabajo, dándolo todo para cuidar a sus pacientes.

Recientemente, llegó una carta dirigida al personal del hospital, incluida ella, de la hija de un paciente que desgraciadamente había fallecido, en la que les agradecía por no haber abandonado a su padre y haberlo intentado hasta el final. Esta carta le recordó la importancia de su misión como enfermera. Sigue dedicándose a cuidar a sus pacientes con sinceridad y amor compasivo.

Darle sentido a la pandemia

Philemon Banja, (director general, Soka Gakkai de Kenia): Una orientación del presidente Ikeda que aprecio mucho se encuentra en el capítulo 6 del volumen 30 de La nueva revolución humana, que dice: «Pero cuando más esfuerzos hacemos sin ser vencidos por las dificultades, nuestro interior se enriquece más, se hace más fuerte y profunda, y esto nos da la capacidad de superar los más tremendos retos y dificultades. Al mismo tiempo, nuestra condición de vida se expande de tal manera que nos permite comprender el dolor y las tristezas de los demás, compartir los sentimientos de quienes están debatiéndose en medio de contrariedades y brindarles apoyo y aliento desde lo más hondo de nuestro corazón. Además, al no dejarnos intimidar por las dificultades y seguir avanzando mientras hacemos frente los problemas, daremos testimonio del inmenso poder del budismo Nichiren».

Me gusta esta guía porque da esperanza y genera confianza en que toda situación, por dura que sea, se puede superar.

Mi determinación es aprovechar esta oportunidad, haciendo uso de la tecnología en línea, para compartir con muchas personas el budismo Nichiren, una filosofía que defiende la dignidad de la vida. A pesar de esta situación devastadora, estoy decidido a levantarme junto con nuestros compañeros miembros y contribuir, por todos los medios, a la sociedad y a la felicidad de las personas para lograr la victoria en Kenia.

""
Bee Choo Lim [© Seikyo Shimbun]

Bee Choo Lim (responsable de mujeres, SGI de Nueva Zelanda): Sigue siendo difícil comprender la realidad de la situación y vivir en esta «nueva normalidad». Supondrá un mayor desafío realizar nuestras actividades budistas, y tendremos que valernos de nuestra sabiduría y creatividad para hacer lo que podamos por nuestros miembros y encontrar formas de apoyarnos y animarnos unos a otros. Sin embargo, todo tiene sentido en el budismo. Puede que no lo entendamos en este momento, pero hay una razón para esta situación. Lo importante es que la aceptemos y miremos de forma positiva, avanzando con aún más vigor y espíritu de lucha. Puedo ver que están ocurriendo algunas cosas positivas debido a la pandemia, que de lo contrario no habrían sucedido. Los miembros están realmente unidos para desafiar y transformar la situación juntos.

El presidente Ikeda dice: «Cuando uno cambia su determinación, todo comienza a moverse en el sentido esperado. En cuanto uno decide triunfar, cada nervio y cada fibra de su ser se orientan de inmediato hacia el logro del éxito. Por otro lado, cuando uno piensa: “Esto no va a funcionar”, es como si, en ese momento, cada célula se desinflara y abandonara la lucha».

Mediante una buena comprensión y una fe resuelta, podemos enfrentar nuestros desafíos y obtener resultados victoriosos.

""
Naoko Leslie
[© Seikyo Shimbun]

Naoko Leslie (responsable de mujeres, SGI de los EE. UU.): Los Estados Unidos han enfrentado una situación de extrema dificultad,que jamás habíamos experimentado. Pero siento fuertemente que ahora es el momento de sostener la orientación del presidente Ikeda y transformar las dificultades en esperanza. De acuerdo con el pasaje de Los escritos de Nichiren Daishonin que dice «con el fervor del que busca hacer fuego con leña húmeda o extraer agua de la tierra reseca», seguimos orando en unión con nuestros compañeros miembros de todo el mundo con la firme convicción de que pondremos fin a esta crisis, pase lo que pase, mientras ampliamos nuestro escenario donde alentamos, de uno en uno, a las personas tanto dentro como fuera de la SGI de los EE. UU.

Robert Rescoussié (presidente, Movimiento Soka en Francia): Se puede decir que una de las causas de la propagación mundial del nuevo coronavirus son las acciones que han dado prioridad al desarrollo económico. Necesitamos una filosofía que, ante todo, valore la vida. Al mismo tiempo, la lucha contra la pandemia nos concierne a todos. Con vistas a poner fin a la propagación del coronavirus cuanto antes, la humanidad entera debe trabajar en unión para hacer frente a ella.

""
Robert Rescoussié [© Seikyo Shimbun]

En este sentido, estoy convencido de que la filosofía de la Soka Gakkai, que busca la felicidad para uno y para los demás, puede ser un principio rector crucial. No deberíamos buscar solo la felicidad personal, sino para uno y para los demás, así como la paz y prosperidad de la sociedad entera a través de la transformación interior de nuestra vida.

Nichiren Daishonin vivió en tiempos de continuos desastres naturales que incluyeron terremotos devastadores, inundaciones, con consecuentes epidemias y hambrunas, las personas de su época pasaban los peores sufrimientos. Fue ante esta situación que declaró: «Si a usted le importa su seguridad personal, debe ante todo orar por el orden y la tranquilidad en los cuatro sectores del territorio, ¿no lo cree así?». A través de sus escritos siento firmemente que nuestra filosofía budista, que sostiene la dignidad de la vida, se está volviendo cada vez más necesaria.

La serie de Resurgir de la crisis, en Facebook, se basa en una serie de entrevistas a distintos responsables de las organizaciones de la Soka Gakkai en el mundo, realizadas a lo largo de 2020 y publicadas en japonés en el Seikyo Shimbun, diario de la Soka Gakkai.