Resurgir de la crisis: Responder a la pandemia (1)

Cinco personas con máscaras al exterior de pie alrededor de una gran caja de carton
Representantes de BSGI entregando protectores faciales en un hospital de Río de Janeiro
[© Seikyo Shimbun]

La pandemia del COVID-19 ha afectado a las organizaciones de la Soka Gakkai en el mundo, que luchan por crear valor de este desafío. Como observó el presidente Harada de la Soka Gakkai: «Estamos determinados a que nuestra filosofía esperanzadora y revitalizante que “convierte el veneno en remedio”, que enseña que incluso los tiempos más oscuros y desesperados pueden contener las semillas de nuevas posibilidades y aprendizajes, ayude a fortalecer la red humanística de ciudadanos globales».

Este es el primero de dos artículos recopilados de la serie “Resurgir de la crisis”, publicado en la página de la Soka Gakkai (global) en Facebook, que ofrece un panorama de cómo las organizaciones de la Soka Gakkai están respondiendo a la pandemia.

El impacto social del COVID-19

Sek Soon Heng (responsable de mujeres, Asociación Soka de Singapur): Aunque son tiempos difíciles, las iniciativas de distintas organizaciones para llegar a los grupos más vulnerables ha despertado en Singapur una energía positiva de hacer el bien y ofrecer apoyo mutuo para sobrellevar juntos este desafío.

Sek Soon Heng [© Seikyo Shimbun]

Se ha observado un impacto psicológico, por ejemplo, un mayor estrés y ansiedad en las familias que deben cuidar de personas mayores y niños, ya que las familias trabajadoras pasan más tiempo confinadas en sus hogares. Para los miembros que trabajan desde sus casas, ha supuesto un desafío equilibrar la demanda laboral, las responsabilidades domésticas y el requerimiento constante de los hijos para enfrentar las dificultades con el aprendizaje a distancia.

Actualmente hay unos cien miembros trabajando como profesionales sanitarios, doctores y enfermeros, y muchos otros como auxiliares de atención sanitaria, auxiliares de pruebas de hisopado y encargados en la lucha contra el COVID-19. Todos están trabajando muy duramente, superándose a sí mismos durante largas horas en la primera línea, con una firme determinación de vencer sobre esta crisis sanitaria.

Vishesh Gupta (presidente de Bharat [India] Soka Gakkai): El impacto económico ha sido grave, causando la pérdida de más de la cuarta parte de los puestos de trabajo. Millones de trabajadores inmigrantes enfrentaron muchos problemas para regresar de la ciudad a sus pueblos durante el confinamiento debido a que no tenían dinero para comprar comida ni disponían de transporte. Gran parte de ellos se desplazaba a pie hasta que el gobierno empezó a tomar medidas.

“”
Vishesh Gupta
[© Seikyo Shimbun]

Ha aumentado la violencia doméstica y otros problemas debido al largo confinamiento, un mayor desempleo y una cierta incertidumbre sobre el futuro. Y esta podría ser una situación exclusivamente india, pero la mayoría de las familias de clase media y superior normalmente cuentan con ayuda doméstica, y ahora se han visto obligadas a hacerse cargo ellas mismas de las tareas domésticas por el confinamiento. Tal carga inusual es una de las causas de la discordia doméstica. Tener que permanecer en casa para muchos aumenta la preocupación y ansiedad, que a menudo conducen a tipos de ansiedad y depresión aún más graves.

En estos tiempos, en que la sociedad en su conjunto experimenta una situación tan difícil, la Bharat Soka Gakkai se está esforzando en difundir esperanza y aliento a través de diversas actividades y campañas bajo el lema “Soy invencible”.

La sociedad india está experimentando un importante daño social y económico, que posiblemente empeorará en el futuro. Precisamente por eso es fundamental alentar y cuidar a nuestros amigos y compañeros miembros con sinceridad y amor compasivo basados en los escritos de Nichiren y las orientaciones de Daisaku Ikeda.

“”
Alberto Aprea [© Seikyo Shimbun]

Alberto Aprea (presidente, Soka Gakkai de Italia): Todos están luchando con miedo a infectarse y con un futuro incierto. Tan pronto como el gobierno introdujo medidas de emergencia el 23 de febrero de 2020, cancelamos todas las reuniones y actividades. También cerramos los centros culturales y suspendimos las visitas a los miembros. En esa fase, el nuevo coronavirus había afectado solo a unas regiones mientras que en otras aún no había infectados. Pero decidimos tomar las mismas medidas en todo el país, poniendo la vida de los miembros y de las familias en primer lugar. El hecho de haber sido uno de los primeros grupos religiosos del país en responder de esta manera fue tratado por los medios de comunicación. El primer ministro Conte expresó su admiración por nuestra acción humanista, solidaridad y sentido de responsabilidad.

Sobre el impacto organizativo de la pandemia

Helen Izumi-Choi (responsable de mujeres, SGI de Canadá): Daisaku Ikeda, en 1987, dedicó a los miembros de Canadá el poema titulado “Un arcoíris sobre el Niágara” en el que escribe:
«Deben atesorar a cada amigo, / Pase lo que pase, / Porque cada uno tiene su propia misión suprema; / Trabajando juntos la cultivamos / Y hacemos que sea realidad – / Esta es la fórmula para nuestro avance».

“”
Helen Izumi-Choi [© Seikyo Shimbun]

Nuestra determinación ha sido la de contactar y alentar de todo corazón a todas las personas, asegurándonos que todos avanzaran juntos sin dejar a nadie atrás, conscientes de que muchos se sentían ansiosos y aislados.

Hemos estado aprovechando plenamente de las plataformas en línea para celebrar reuniones. Debido a que Canadá es un país tan vasto, ya veníamos realizando determinadas reuniones en línea mucho antes de que empezara la pandemia. Hemos intentado de la mejor manera trascender las limitaciones físicas a través de fortalecer y estrechar los vínculos de amistad, cuidado y amor compasivo por todos los medios posibles. Hemos construido incontables “tesoros del corazón” y muchos invitados que han participado en nuestras reuniones en línea, ahora se están sumando como nuevos miembros de nuestra organización.

Justine Merchant (responsable de mujeres, SGI del Reino Unido): ¡Hemos aprendido que nada nos puede parar ni derrotar! También hemos visto personas, como por ejemplo a madres de niños pequeños, que han vuelto a participar en las actividades, compartiendo el haber podido acceder a las reuniones con más facilidad que antes. Algunas son madres trabajadoras que compaginan la educación de los hijos en casa y el teletrabajo. Me conmueven profundamente los esfuerzos de estas dignas y extraordinarias mujeres que aprovechan este periodo para profundizar su fe.

Muchos miembros expresan su profundo agradecimiento por encontrar maneras de estar y sentirse conectados. Sin embargo, no todos disfrutan o tienen acceso a este nuevo planteamiento, así que las llamadas telefónicas y mensajes son también vitales.

Experiencias de los miembros de la Soka Gakkai

“”
Meiry Hirano [© Seikyo Shimbun]

Meiry Hirano (responsable de mujeres, Soka Gakkai Internacional de Brasil): Estamos siendo testigos de muchas experiencias de miembros que han podido superar situaciones difíciles. Por ejemplo, un responsable que llevaba un negocio familiar de fabricación de ropa y también trabajaba para una empresa durante 15 años recibió cancelaciones de todos sus pedidos en el negocio familiar y también fue despedido de la empresa debido al brote del COVID-19.

Toda su familia oró seriamente y decidió fabricar mascarillas faciales, ya que la escasez de esta protección esencial se estaba convirtiendo en un problema. Empezó a recibir pedidos de todo el país y en la actualidad ha contratado a tres empleados. Esto no solo le ha permitido transformar esta crisis en una oportunidad, sino también en poder contribuir a la comunidad y a la sociedad en general. Con sentido de agradecimiento, él se está esforzando en alentar a sus compañeros miembros.

Son muchos los miembros, especialmente las mujeres que, abrazando la filosofía de la Soka Gakkai de valorar la dignidad de la vida, están luchando como doctoras y enfermeras para cuidar a los pacientes del COVID-19. Cada día estamos orando con fervor por la seguridad y por la excelente salud de los trabajadores que están en la primera línea.

“”
Usanee Kulintornprasert [© Seikyo Shimbun]

Usanee Kulintornprasert (responsable de mujeres, Soka Gakkai de Tailandia): Una miembro que dirige una cadena de hoteles y una agencia de viajes ha tenido pocos ingresos desde febrero a causa de la pandemia, y se vio obligada a cerrar completa o temporalmente sus negocios. Con la determinación de que ahora solo podía depender de la oración, entonó Nam-myoho-renge-kyo fervientemente e hizo todo lo posible para mejorar la situación. Como resultado, sus hoteles fueron seleccionados como alojamiento de ciudadanos tailandeses que regresan del extranjero y tienen que mantener un confinamiento durante dos semanas, y para este propósito se han ocupado más de ochocientas habitaciones. Fue capaz de contribuir a los esfuerzos de prevención del gobierno y, al mismo tiempo, estar protegida económicamente.

Otra mujer, que regenta una cadena de restaurantes, aplicó su ingenio para buscar el modo de salir de la crisis iniciando un servicio de comida a domicilio.

Nereo Ordaz Anzurez (director general, Soka Gakkai de México): Muchos miembros se están esforzando en sanidad y en otros sectores de la sociedad basados en la fe. Una miembro finalizó sus estudios de enfermería en diciembre de 2019 y, a comienzos de la pandemia, fue asignada al puesto donde se reciben a los pacientes del COVID-19 para ser hospitalizados. Puso en práctica en el trabajo su entrenamiento como voluntaria entre bastidores de las actividades de la Soka Gakkai, y su tratamiento alegre y compasivo fue reconocido en las noticias locales.

“”
Nereo Ordaz Anzurez [© Seikyo Shimbun]

Otra miembro, propietaria de un restaurante, enfrentó una crisis económica al no poder ofrecer servicios de comida debido a la pandemia. Empleó su sabiduría basada en la práctica budista y empezó a vender frutas y verduras al vecindario, haciendo entregas a domicilio y encargándose de la compra de personas mayores. A través de su empeño, ha transformado su situación económica y conservado los puestos de trabajo de sus empleados.

Otros miembros profesionales como psicólogos y abogados han ofrecido gratuitamente su servicio para personas necesitadas, así como propietarios de negocios que fabrican mascarillas y geles antibacterianos que donan a los hospitales. Todos los miembros están tomando acción en el lugar donde se encuentran para ayudar a las personas de su comunidad por el bien de la sociedad.

Dar sentido a la pandemia

“”
Justine Merchant [© Seikyo Shimbun]

Justine Merchant (responsable de mujeres, SGI del Reino Unido): Es verdaderamente un desafío sin precedentes. El sufrimiento es devastador y parece continuar sin descanso. Actualmente, es sumamente necesaria una filosofía de esperanza. ¿Acaso ha existido un momento más claro en el que “el respeto por la dignidad de la vida” se requiera como base en todos los ámbitos de la sociedad? A través de desarrollar una solidaridad enraizada en la revolución humana —una transformación interna automotivada— y de establecer el respeto por la dignidad de la vida como principio rector en todos los sectores de la sociedad, podemos crear “la tierra de Buda”: un mundo pacífico que conduce a todas las personas a la felicidad.

Todos no podemos hacer todo, pero cada uno podemos hacer algo, aportando nuestra contribución singular a la sociedad en el lugar y en la manera en que sólo nosotros podemos.

Mi determinación hacia el futuro es continuar trabajando por la paz junto con mis compañeros miembros y vivir en un mundo en el que el respeto por la dignidad de la vida determine las decisiones en los distintos ámbitos de la sociedad para que todas las personas puedan vivir vidas sabias, felices y fuertes para proteger nuestro preciado planeta.

Usanee Kulintornprasert (responsable de mujeres, Soka Gakkai de Tailandia): La pandemia del nuevo coronavirus es una catástrofe abrumadora que ha confrontado la humanidad entera, y muchas personas están perdiendo el sentido de la esperanza. En estos tiempos, una vez más estoy grabando en mi vida el siguiente pasaje de los escritos de Nichiren: «Cuando ocurre un gran mal, sobreviene un gran bien». Claramente, esta enseñanza no significa que algo bueno le seguirá automáticamente a algo malo. Nichiren Daishonin está intentando mostrarnos que cualquier sufrimiento sin duda se puede transformar en algo significativo y en un gran bien. Creo que nos está asegurando aquí que, con una fe firme, en cualquier situación, podemos convertir el veneno en medicina.

“”
Enrique Caputo [© Seikyo Shimbun]

Enrique Caputo (director general, Soka Gakkai de España): La clave para triunfar en la vida y la construcción de la paz yace en levantarse resueltamente en el momento crucial, en un momento de dificultades sin precedentes como es el presente, y luchar de acuerdo con las orientaciones de Daisaku Ikeda. Así que intento mantener esta actitud y compartirla con mis compañeros miembros. En una crisis, podemos distinguir el verdadero valor de un individuo o un grupo en base a cómo se comportan o qué tipo de mensajes transmiten a la sociedad. Como Soka Gakkai de España estamos determinados a expandir la solidaridad de la esperanza y el aliento a la sociedad, izando el humanismo budista y la filosofía de la revolución humana del Sr. Ikeda—el poder transformador de un individuo capaz de cambiar la sociedad.

La serie en Facebook de Resurgir de la crisis se basa en una serie de entrevistas a distintos responsables de las organizaciones de la Soka Gakkai en el mundo, realizadas a lo largo de 2020 y publicadas en japonés en el Seikyo Shimbun, diario de la Soka Gakkai.